Que te salga el tiro por la culata también tiene su historia

La expresión “te ha salido el tiro por la culata” resume de una forma concisa una acción o una situación que no sólo no ha dado el resultado esperado, sino que además ha ocurrido justamente lo contrario a lo que se esperaba.

La relación de las armas con las expresiones es más común de lo que podemos pensar, aunque hay que tener en cuenta que la cultura militar ha impuesto a lo largo de la historia sus pinceladas. Es el caso de esta expresión cuyo origen se remonta a finales del siglo XV o principios del XVI, justo cuando las primeras armas de pólvora empezaron a poblar los campos de batalla de media Europa, en un ambiente bélico sin parangón en el Viejo Continente.

Entre las primeras armas de pólvora estaban los arcabuces, muy famosos entre los temidos Tercios españoles. Pero éstos aún no estaban muy perfeccionados, algo que, junto con las prisas por recargarlos de pólvora en medio de la batalla, provocaban muchos sustos.

Desafortunadamente, los arcabuceros vertían más pólvora de la necesaria en ellos, de forma que la deflagración resultaba más fuerte que lo que el cañón podía soportar, rompiéndose el cañón y “saliendo el tiro por la culata”. Así que no sólo no se conseguía atacar al enemigo, sino que el propio tirador resultaba herido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*